bondage

Qué es el bondage y cómo empezar a practicarlo

¿Quieres atreverte con una nueva práctica salvaje como el bondage? Antes de empezar a practicarlo, sigue esta guía donde te explicamos brevemente cómo iniciarte.

Desde que la literatura erótica ha despertado toda una gama de curiosidades por descubrir nuevas sensaciones hasta límites insospechados, la elaboración y la sofisticación del encuentro sexual en el mundo del bondage va ganando cada vez más adeptos.

¿Qué significa bondage?

La palabra bondage significa esclavitud o cautiverio, envolviendo todo un mundo de erotismo y placer. Forma parte del acrónimo BDSM (Bondage, Discipline, Sadism y Masochism), por tanto, es el trampolín para iniciarse en el terreno de la dominación y la sumisión. Aunque hay que dejar claro que todo ello debe ir dentro de lo consensuado, que no va más allá del juego sexual mediante roles que se ponen en marcha únicamente en este ámbito.

Una de las partes es quien se debe prestar a la inmovilidad física, generando así una vulnerabilidad más patente en el sentido de rendirse a las manos de tu pareja, dejarse hacer y dejarse atar, dando paso a una verdadera contradicción de sentimientos que nos trasladen a la catarsis emocional.

La clave del bondage está en mostrar la máxima seguridad y hablar previamente cada paso que vamos a tomar con nuestra pareja, dejando claros algunos preámbulos.

Empezar a practicar el bondage

  1. Hablar y hablar, antes de empezar. En el bondage, la comunicación y la confianza son fundamentales, pues se trata de una cesión del control. Daos pistas sobre lo que os gusta. Puedes ver películas o leer historias eróticas que detallan el tema y comentarlo con tu pareja.
  2. Elegir quién será el dominante y quién el sumiso. Para empezar podéis probar a intercambiar los roles para saber cuál prefiere cada uno.
  3. Cuenta con los materiales adecuados. Olvídate de las esposas de metal, deben ser instrumentos que no hagan daño en plena acción. Así que acude a tu sexshop o pídenos consejo a través de nuestro chat.
  4. Acuerda un mensaje de seguridad para transmitir durante el acto y que nada os arruine el momento.
  5. Comienza de menos a más. Lo más “light” sería comenzar con una venda en los ojos mientras probamos con diferentes estímulos y experimentamos con las sensaciones del vendado. Luego, da paso a inmovilizar las muñecas tras la espalda. Antes de ir a por las esposas, prueba con unas cintas de seda o un fular, pero sin apretar demasiado (debemos dejar pasar un dedo entre la piel y la atadura).
  6. Prueba con azotadores de bondage ligeros para las nalgas. Puede ser una parte más de toda la puesta en escena para incrementar el morbo, pero también ayudará a llegar al clímax (tanto al hombre como a la mujer) con un pequeño toque. Más adelante, podréis probar con látigos de crin especiales para el bondage.

¿Quieres saber más? Prueba con estos pasos y más adelante os seguiremos dando más pistas sobre este mundo del bondage.

 

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×
Hola.
Gracias por contactar con Burdelier 😃
¿te podemos ayudar?